top of page

La Organización Mundial del Comercio (OMC) examina la adaptación del comercio en la era digital.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha dado a conocer una publicación que examina cómo sus miembros pueden garantizar que los cambios que introducen las tecnologías digitales beneficien a todos y apoyen el crecimiento inclusivo. El material combina perspectivas académicas sobre comercio digital con recomendaciones de políticas.

La publicación titulada Adaptación a la era del comercio digital: desafíos y oportunidades analiza las implicancias de la rápida adopción de tecnologías digitales para el comercio y el desarrollo. Encuentra un intensivo uso de los servicios de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) por parte de otros sectores, una mayor dependencia de los grandes conjuntos de datos y la inteligencia artificial, la reducción de los costos comerciales debido a las nuevas tecnologías digitales y a la adopción de robótica que facilita oportunidades de ganancias en el ámbito comercial.

Comercio y desarrollo


A fin de ilustrar el impacto significativo de las tecnologías digitales en el comercio, los autores utilizan el modelo de comercio mundial de la OMC. Así, estiman que entre la actualidad y 2030, el crecimiento del intercambio global sería un 2% más alto por año, en promedio, como resultado de la adopción de tecnologías digitales. Para los países en desarrollo, el modelo predice que el crecimiento del comercio mundial sería un 2,5% más alto, en promedio, y también indica que las exportaciones de servicios representarían más del 25% del comercio mundial, en contraste con las preocupaciones de que un mayor uso de la impresión 3D y los robots resultará en la reubicación de la producción en las economías avanzadas.


La publicación también incluye la sección dos sobre cómo los países de diferentes regiones en desarrollo ven los desafíos y las oportunidades de las tecnologías digitales, utilizando ejemplos de estudios de casos en países.


Esa sección por ejemplo, examina el papel de las tecnologías de Internet en el fortalecimiento de los lazos entre las cadenas de valor mundiales (CGV) y las economías africanas. El caso asume que la tecnología digital reducirá el tiempo y los costos requeridos para comerciar, un tema crítico para la participación en las CGV porque los bienes pueden comercializarse a través de las fronteras varias veces. La publicación sugiere que las mejoras en la infraestructura de Internet podrían tener un impacto significativo en la capacidad de las empresas africanas para expandir su participación en las CGV.


Un caso refleja cómo las transacciones de comercio electrónico en China han aumentado enormemente medidas en valor dólar durante los últimos 20 años, respaldadas por la mejora en la infraestructura, el rápido crecimiento de la telefonía móvil y el mayor financiamiento.


Otro capítulo sobre las nuevas reglas del comercio digital en Latinoamérica destaca que si bien los avances tecnológicos han apoyado un aumento del comercio electrónico, este crecimiento se ha producido con una falta de normas claras y definidas.

Tal capítulo mencionado examina también las regulaciones del comercio digital mundial y los acuerdos regionales como APEC y Alianza del Pacífico e incluye un análisis comparativo de normas en materia de comercio digital, plasmadas en acuerdos comerciales regionales negociados recientemente, como el Acuerdo para el Transpacífico Partnership (TPP, en inglés) y el Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, en inglés), instrumentos comerciales regionales más avanzados con respecto a estos temas.


En esa línea, otro capítulo examina el caso de Argentina, Brasil y MERCOSUR respecto de la convergencia en comercio electrónico. Al respecto, los autores destacan que el comercio electrónico está creciendo rápidamente en Argentina y Brasil. En ambos, la participación de la población en este intercambio supera el promedio latinoamericano. Además, ambos países tienen marcos legales de protección de datos, regulación de la Internet, protección al consumidor, impuestos de comercio electrónico, y contratos y firmas electrónicas. Los autores sugieren que las nuevas negociaciones para una convergencia entre los dos países sobre regulación para el comercio electrónico debería ser realizada a través del MERCOSUR.


Crecimiento inclusivo


Asimismo, la sección tres sobre avances digitales destaca las oportunidades para contribuir al crecimiento inclusivo. Blockchain, por ejemplo, puede ayudar a las mujeres a superar las barreras comerciales y reducir el costo de los pagos transfronterizos, el cumplimiento de la seguridad y el comercio. Sin embargo, si no se regula adecuadamente, el uso expandido de Blockchain podría generar mayores barreras al comercio para la participación femenina o aumentar el retorno relativo a habilidades tecnológicas más sofisticadas que probablemente tengan los hombres. Un «desarrollo prometedor» son las redes blockchain de mujeres, que las ayudan a aprovechar las oportunidades que presenta la tecnología. La publicación expone un «amplio consenso» de que las políticas pueden desempeñar un papel fundamental en el apoyo a la adopción de tecnologías digitales de manera que se garantice que los grupos vulnerables no se queden atrás.


Los autores consideran indispensable el papel de la cooperación internacional y las políticas nacionales en la creación de un futuro más próspero e inclusivo, y enfatizan que la colaboración de las naciones es esencial para maximizar los beneficios y limitar los costos.


Los Presidentes de la OMC, los miembros de la Junta Asesora y el equipo del Programa de Cátedras OMC (WCP, en inglés) de la Secretaría de la OMC prepararon la publicación de trescientos treinta y seis páginas. Los Gobiernos de los Países Bajos y Francia proporcionaron apoyo financiero al Programa de Cátedras OMC.


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page